SAT Elimina pagos en efectivo en aduanas

El Sat da a conocer la siguiente noticia. Se elimina el uso de efectivo para el pago de artículos excedentes por pasajero. Si te excedes pagas un impuesto. Actualmente es de 500 dólares en artículos que puedes pasar y esto es por individuo.

Si te pasas, el excedente se paga a través de transferencia electrónica, tarjeta de crédito, o tarjeta de débito en las propias aduanas, o mediante un depósito en las sucursales bancarias.

Particularmente nunca he tenido la dicha de hacer un vuelo internacional, solo nacional así que el tema del ingreso adicional en el equipaje pues como que no sería algo que yo haya vivido. Eso si, la última vez que realicé un viaje excedí el límite permitido de peso todo gracias a que mi compañero de aventuras se le ocurrió la “maravillosa idea” de traerse todo cuanto pudo del resort de la estadía, que si los jaboncitos, que si los refrescos enlatados, un sinfín de cosas que se le ocurrieron. Claro lo malo es que no conforme con llevar en su maleta lo antes mencionado, al llegar a documentar el equipaje y rebasar el peso que le correspondía me pidió que vaciara cosas en mis maletas. Y ahí va uno de tarugo a apoyar la causa. Toda una experiencia.

En cuanto a la nueva forma de pago por excedente de mercancía, si existe una situación no tan lejana en la cual mi sobrina venía de Paris, de un viaje de intercambio estudiantil, sin embargo, apenas con 14 años a cuestas y sin nunca haber vivido la experiencia temíamos que al regresar trajera excedente de equipaje o de lo que se puede adquirir, más tratándose del tipo de vuelo y lógicamente pasaría por aduanas. Se le dieron EUROS suficientes para lo que necesitará en su aventurado viaje, pensando que regresaría con exceso de ROPA, PERFUMES y EXCENTRICIDADES. Oh sorpresa, solo ingreso con dulces, sólo un par de prendas de vestir y mucho SOUVENIR bueno por eso no me quejo me toco algo. Así que no hubo necesidad de pagar el exceso de ingreso en la aduana que salvo sea de paso con el extra de euros bien hubiera podido pagar dicho excedente, claro con los nuevos métodos de pago pasan dos cosas:

  • Primera siempre es mejor poder hacer el uso de las tarjetas más cómodo y practico.
  • Segunda, 750 millones de pesos en efectivo pues siempre si son de considerarse, y puede tender a malos manejos. PERDON ESO EN MEXICO NO PASA.

Rita Cantalagua

En los zapatos del otro

Al existir cada día mas competencia es de esperarse que la apertura comercial y el desarrollo tecnológico jueguen un papel importante en cuanto a la oferta y la demanda y su manejo en el mercado.

Por ahí existe una máxima en cuanto a los proveedores de servicios que dice

“El Cliente Siempre tiene la Razón”

personalmente la experiencia dada me hace pensar que esta máxima no siempre es aplicable, y menos aún ante el entorno globalizado donde hay tanto número de negocios, como casas en una calle.

Antes al existir una sola empresa, no había de otra más que consumir lo que ellos nos vendieran o el servicio que proporcionaban, pero ahora al haber gran diversidad, muchas de las ocasiones los CLIENTES (y están en todo su derecho), de exigir lo que mejor, sin embargo esto debe ser sin que se merme o perjudique a otros ya sea una micro o mediana empresa (llámese changarro).

El actuar de los consumidores de diferentes maneras en querer siempre lo mejor sin importar si eso implica en perjuicio desde el aspecto microeconómico (la familia), hasta un enfoque macroeconómico (la economía del país) de los bienes o servicios ofrecidos, es ahí donde uno se pregunta realmente “EL CLIENTE SIEMPRE TIENE LA RAZÓN”. Básicamente el actual problema de la Oferta y la Demanda sería mejor sí; se aplicará la EMPATIA (es decir nos pusiéramos en los zapatos de la otra persona) y desafortunadamente no siempre es llevado a cabo, incluso por los que son oferentes y que inevitablemente en algún momento se convierten en Clientes

Como conclusión: ¡Viva la diversidad de mercado y los precios más competitivos!, pero por favor cuando nos toque ser clientes hay que procurar ser como si fuéramos nosotros el que está atendiendo. Y aquellos que ya brindan un servicio y les toque ser Clientes sería de esperarse lo mismo.

Por: Rita Cantalagua