Soy FreeLancer

Hoy en día, con la complicación que representa conseguir un trabajo medianamente remunerado, sobre todo si aún esta uno estudiando, buscamos alternativas que nos den un plus en cuanto a obtener un ingreso extra. Tomar la decisión de ser un FreeLancer tiene mucho que ver con el área de conocimiento en la que se encuentra el joven desarrollándose profesionalmente, a considerar que las principales áreas donde se desenvuelven los profesionistas FreeLancer, son programadores, diseñadores, expertos en Marketing Digital y Community Managers.

Las empresas actualmente buscan cubrir ciertas áreas o programas sin el compromiso que implica una relación laboral formal, lo que da lugar a crear espacios para trabajadores que no dependen de un horario de oficina o de un espacio físico para poder realizar sus actividades.

Un sinfín de escuelas privadas hace una competencia tremenda a las escuelas públicas en cuanto a generadores de mano de obra calificada. Considerando que en promedio solo el 15% de los egresados de una carrera en Tics tienen un empleo formal, nos da una idea del abanico de posibilidades que tienen las empresas para contratar a una persona que se adapte a sus necesidades.

En ocasiones tomar la decisión de ser FreeLancer es más una cuestión de querer tener la libertad que nos brinda el teletrabajo y la duda enigmática de saber si no quedara varado en el mercado laboral por falta de oportunidades del área en que el trabajador se desenvuelve.

En la medida que va uno cumpliendo con los compromisos contraídos, nos va dando un estatus que nos garantiza un nuevo proyecto y otro más. Un amigo decía: “prefiero repartir mis tarjetas de presentación de las actividades que realizo a estar entregando Curriculum a empresas”. Esto tiene mucho de lógica, una empresa en promedio requiere una dedicación de al menos 8-10 horas diarias, sin contar el tiempo de traslado ida y vuelta. Y hacer lo mismo desde la comodidad de la casa, el jardín o porque no, la playa, nos da una idea de porque los Millenians y las nuevas generaciones ven en el FreeLancer la oportunidad de sus vidas de seguir siendo libres y con proyectos que les den la satisfacción económica que necesitan.

En los últimos años hemos visto el surgimiento de diversas plataformas que buscan ayudar a los profesionistas a promover sus servicios de forma más rápida, mientras que a las empresas se les da la oportunidad de encontrar a profesionales independientes que les ayuden con sus proyectos.

Lo único que tiene que hacer el FreeLancer es publicar subir, su perfil con habilidades y conocimientos, mientras que las empresas solo deben publicar sus proyectos para que los profesionales en dicha área pueden ofrecer propuestas, compitiendo entre sí en cuanto a servicio, precio, tiempo de entrega y calidad del trabajo. Para que al final el contratante evalúa las propuestas y elija la que mejor se ajuste a su solicitud.

Definitivamente el futuro de un FreeLancer está asegurado en la medida que se vaya capacitando en las nuevas tecnologías y principalmente mientras moral y éticamente sea correcto en lo que se desempeñe y las soluciones que brinde a sus contratantes sean satisfactorias, le dará un margen de calidad que se verá reflejado en futuros proyectos.

Por: MC Horacio Escobar Rodríguez