Sociedades Cooperativas

Las sociedades cooperativas se encuentran reconocidas en la Ley General de Sociedades Mercantiles (LGSM) en su artículo primero, al establecer las siguientes: Sociedad en nombre colectivo, Sociedad en comandita simple, Sociedad de responsabilidad limitada, Sociedad anónima, Sociedad en comandita por acciones, Sociedad cooperativa y Sociedad por acciones simplificada

A manera de precisión la (LGSM) también establece que las sociedades mercantiles inscritas en el Registro Público de Comercio, tienen personalidad jurídica distinta de la de los socios, también están las Sociedades Cooperativas.

Sin embargo las sociedades cooperativas tienen su propia Ley  denominada Ley General de Sociedades Cooperativas (LGSC) la cual las define como: la sociedad cooperativa es una forma de organización social integrada por personas físicas con base en intereses comunes y en los principios de solidaridad, esfuerzo propio y ayuda mutua, con el propósito de satisfacer necesidades individuales y colectivas, a través de la realización de actividades económicas de producción, distribución y consumo de bienes y servicios.

Las sociedades cooperativas deberán observar para su correcto funcionamiento los principios de libertad de asociación y retiro voluntario de los socios, administración democrática, limitación de intereses a algunas aportaciones de los socios , distribución de rendimientos en proporción a la participación de los socios, fomento de la educación cooperativa, economía solidaria, participación en la integración cooperativa, respeto al derecho individual de los socios de pertenecer a cualquier partido político o asociación religiosa y promoción de la cultura ecológica.

Por su parte estas sociedades se clasifican en 3:

  1. sociedades cooperativas de consumidores de bienes y/o servicios.
  2. De productores de bienes y/o servicios.
  3. De ahorro y préstamo.

Para la constitución de las cooperativas de consumidores y productores se requieren 5 socios cooperativistas, para las de ahorro y préstamo se necesitan 25 socios cooperativistas.

Se establece también que las sociedades cooperativas de producción y de consumo se podrán agrupar libremente en federaciones, uniones o en cualquier otra figura asociativa con reconocimiento legal para dichas sociedades; mientras que las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo se agruparán en federaciones y en una confederación nacional;  a manera de precisión la mima Ley establece que las Federaciones se integrarán con un mínimo de cinco y con un máximo de cincuenta sociedades cooperativas de ahorro y préstamo.

El desarrollo del cooperativismo está a cargo de los gobiernos federal, estatal, municipal y los órganos político-administrativos de la ahora Ciudad de México en la medida de sus posibilidades;  por lo que respecta al financiamiento hacía de las sociedades cooperativas la misma Ley menciona que  las sociedades nacionales de crédito podrán efectuar descuentos a las instituciones de crédito para el otorgamiento en favor de las sociedades cooperativas, de créditos para la formulación y ejecución de proyectos de inversión,  los cuales tendrán que considerar los costos de servicios por la  asesoría y asistencia técnica, lo cual es una forma de allegarse de recursos para incrementar la inversión en áreas sensibles en el país.

Es decir el gobierno fomentara y apoyara la organización social para el trabajo y el auto empleo, con asesoría, capacitación, consultoría y/o asistencia técnica  así como  para la adquisición de equipo, maquinaria y/o servicios enfocados al fortalecimiento de  procesos productivos, de comercialización y/o de promoción de los productos elaborados por los socios cooperativistas.

Esta labor es de sumo interés ya que está enfocada al ámbito social de nuestro país, con el desarrollo del cooperativismo se apoya a personas de la tercera edad, mujeres embarazadas, madres solteras, jefes y jefas de familia, personas con alguna discapacidad, personas que hayan sido deportadas de USA y a nuestros jóvenes que tanto lo necesitan.

En esta ocasión se abordó el tema legal de las sociedades cooperativas, es decir su constitución, sus principios, intereses comunes, administración democrática, educación cooperativa y libre asociación.

Por L.C.P. Gonzalo Martínez Pérez*