Sin pensión viable para los Millennials

En la actualidad los jóvenes egresados de alguna carrera, sea técnica o profesional no siempre tienen la fortuna de encontrar un trabajo estable que les permita cotizar en alguna de las entidades gubernamentales (llámese IMSS o ISSSTE), que les garantice una pensión cuando lleguen a la vejez.

Esto se debe en parte a la elevada cantidad de empleos informales que hay en nuestro país, sin mencionar el Outsourcing y la tendencia a conseguir un empleo FreeLancer, pero lo más importante de todo, la baja o nula cultura que existe en el ahorro para el retiro. Todo este panorama provoca que en el futuro los millones de jóvenes de este siglo y que apenas tienen unos cuantos años laborando o que están en vías de incorporarse a alguna actividad productiva se vean con un panorama negro al no contar con una pensión para su vejez.

Si consideramos que bajo el actual sistema de pensiones en el cual se requiere que un trabajador en activo cotice 1250 semanas para poder garantizarle el acceso a un ingreso seguro después de su vida laboral, nos da una idea alarmante de la situación a la que se enfrentaran estos jóvenes Millenians.

Un experto en temas de pensiones como lo es Federico Rubli, menciona que con la reforma de 1997, el cual dio origen al sistema de cuentas individuales mejor conocida como AFORE, se establecieron los requisitos para acceder a pensiones demasiado estrictas y difíciles de cumplir dada la informalidad del mercado de trabajo que existe en el país.

Haciendo un cálculo básico, el requisito de cotizar 1250 semanas implica una media de 25 años laborando. Si se considera una carrera laboral de 40 años, los 25 años de requisito de cotización implican una densidad de cotización de 62.5 por ciento. Según datos de la CONSAR el promedio del sistema es de 43%; de acuerdo a esas estadísticas, implica que al menos un 69% de la población económicamente activa no alcanzarían el mínimo de semanas cotizadas que se requiere para acceder al sistema de pensiones por lo que es viable que obtengan una “Negativa de Pensión”, es decir que a ese 69% al momento de su retiro se le entregara en una sola exhibición el total de recursos que haya acumulado en su AFORE.

Explicó: “Otra forma de ver lo complicado que es que alcancen una pensión, es por el número de cuentas de trabajadores por estratos de ingreso de salario mínimo. Detalló que estudios revelan que el 86 por ciento de las cuentas de Afores son de trabajadores que perciben de 1 a 4 salarios mínimos, y se prevé que este grupo logrará menos de 25 años de cotización.”

Los motivos de alarma son bastantes y la casi nula información que existe al respecto creara una bomba social en el corto plazo sin que haya visos de que el gobierno proponga nuevas alternativas para dar solución a este problema.

Gustavo Leal, catedrático de la Universidad Autónoma Metropolitana, descartó que ante el contexto electoral se dé un cambio para incrementar las aportaciones obligatorias. Consideró que el actual sistema de Afores no es una salida para México, “entre más se tarde en cambiar, más jubilados pobres tendremos”, indicó.

Habrá que plantearse objetivamente la necesidad de ahorrar un promedio del 30% de nuestro ingreso para que en el futuro tengamos un retiro digno, sobre todo considerando que el promedio de vida es cada vez más alto.

 LAE Ma. Esthela Guerrero Guerrero.