Servicios de Outsourcing

Las empresas de outsourcing han sido perseguidas en los últimos meses por las autoridades fiscales como el SAT, el IMSS, el INFONAVIT, sobre todo porque algunas de ellas utilizan esquemas agresivos para remunerar trabajadores y al mismo tiempo causarle agravio en sus cotizaciones para el retiro de los mismos.

En caso de que una empresa de outsourcing responsable les pretenda prestar este tipo de servicios lo primero que tienen que solicitar que les demuestre es lo siguiente:

  • Que la empresa cuente con las 5 clases de riesgo de trabajo ante el IMSS.
  • Demostrar que la empresa envía al IMSS e Infonavit la información de los contratos de outsourcing celebrados en el trimestre inmediato anterior.
  • Que la empresa le informa los casos de riesgo de trabajo al IMSS y también a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, ya sea de forma electrónica o personal.
  • Que todos los trabajadores sean afiliados al IMSS con su sueldo real.
  • Demostrar que la empresa paga las cuotas obrero-patronales en tiempo y forma (IMSS e Infonavit) así como el Impuesto sobre nóminas.
  • Timbrar en tiempo y de forma correcta los recibos de nómina por los pagos que la empresa le realice a los trabajadores (sueldos y salarios, horas extra, vales de despensa, previsión social, entre otros más) así como sus deducciones (ISR retenido, amortización de crédito Infonavit, retención IMSS trabajador, entre otros).
  • Acreditar que la empresa de outsourcing les paga a los trabajadores de forma directa sin alguna otra empresa intermediaria.
  • Firma de contratos entre la empresa de outsourcing (patrón) y los trabajadores.

Los puntos arriba citados pueden ser un filtro para la evaluación en la selección de la empresa que prestara los servicios de outsourcing, sin dejar de lado la parte de la antigüedad de los trabajadores ya que es un derecho adquirido.

Es importante verificar que la empresa de outsourcing no se encuentre publicada en las listas de contribuyentes con operaciones presuntamente inexistentes, ya que el gasto no sería deducible y por consiguiente el IVA no sería acreditable, lo cual traería problemas a la empresa (beneficiaria) que celebró el contrato con el outsourcing e incluso existiría responsabilidad solidaria.

Por último, mencionar que nuestros colaboradores son el activo más importante en las empresas de este país.

Por: L.C.P. Gonzalo Martínez Pérez*