Procedimiento administrativo de queja ante IMSS

  El  procedimiento Administrativo de Queja es aquel por medio del cual se puede demandar a los médicos que laboran en el IMSS al no atender de forma adecuada a los derechohabientes, es decir, cuando no recibimos la atención necesaria en los servicios médicos podemos  demandar al IMSS por omisión o deficiencia.

Este procedimiento se interpone ante el mismo IMSS en la  vía de queja administrativa, en el artículo 296 de la Ley del Seguro Social se encuentra el fundamento de dicha figura, pero se tiene que observar el Instructivo para el trámite y resolución de las quejas administrativas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social.

El procedimiento de queja administrativa tiene por finalidad la resolución de dicha queja: Mediante la investigación oportuna, objetiva e imparcial de los hechos que la originaron; teniendo como fundamento principal las pruebas documentales aportadas por el quejoso y la información contenida en el expediente clínico relacionado con los hechos; conocer la actuación en la prestación de los servicios médicos a cargo del Instituto; realizar el análisis de los factores y causas que provocan la queja; y por ultimo  aportar información a las áreas institucionales correspondientes, para que éstas adopten las medidas preventivas y correctivas necesarias, lo que coadyuvará a mejorar la calidad de los servicios médicos.

Las quejas serán resueltas mediante acuerdos que emitan las comisiones correspondientes del consejo técnico, de los consejos consultivos regionales y delegacionales, y de las juntas de Gobierno de las UMAE (Unidades Médicas de Alta Especialidad), según corresponda, considerando criterios de justicia y equidad, así como principios de legalidad y razonabilidad.

Los requisitos que debe contener el escrito son entre otros :nombre del asegurado y, en su caso, del promovente; nombre del usuario receptor de los servicios médicos institucionales; el número de seguridad social del usuario receptor de los servicios médicos institucionales; el domicilio particular del asegurado o del promovente o del usuario, número telefónico y correo electrónico; la clínica de adscripción es decir la unidad de medicina familiar del receptor de los servicios médicos institucionales, unidad y servicio en el que se proporcionó u omitió la prestación del servicio médico institucional materia de la queja; descripción clara y breve, en orden cronológico de cómo sucedieron los acontecimientos, señalando las fechas, horas, lugares, personas y servicios que dan lugar a la queja administrativa; personal institucional que proporcionó u omitió la prestación  del servicio materia de la queja, en su caso, los datos para su identificación; nombre, denominación o razón social,  domicilio del patrón o sujeto obligado; la petición concreta; toda queja será firmada por el promovente y, en caso de no saber firmar o no poder hacerlo, lo hará otra persona a su solicitud, poniendo en todo caso el promovente o usuario su huella digital, haciéndose constar en la misma dicha circunstancia.

Es importante tener en cuenta que si la queja administrativa envuelve el reintegro de gastos médicos por omisión o deficiencia de los servicios que debe brindar el Instituto a sus derechohabientes y dichas circunstancias quedan debidamente acreditadas en el expediente, se procederá a determinar la cantidad que por este concepto le corresponda a quien acredite haber realizado la erogación; la que en ningún caso será mayor de la que resulte de aplicar los “Costos unitarios para la determinación de créditos fiscales derivados de capitales constitutivos, inscripciones improcedentes y atención a no derechohabientes.

Por L.C.P. Gonzalo Martínez Pérez*