México como opción para Canal de Panamá en petroleras

A través de gasoductos las perforadoras estadounidenses ven a México como una opción al canal de Panamá para una forma más barata y rápida de llevar su cargamento a los mercados asiáticos.

Las perforadoras estadounidenses han visto por lo menos 75 cargamentos con su combustible navegar a través del canal de Panamá con destino a los mercados asiáticos desde que se abrió la primera exportación de gas shale en Luisiana el año pasado.

Actualmente se busca una ruta más barata y rápida por lo que deciden acudir a solicitar apoyo a México.

El gobierno se encuentra en conversaciones con los perforadores de shale en el oeste de Texas acerca de un posible gasoducto que envíe el gas de manera directa a la costa oeste de México, para posteriormente difundirse o licuarse y ser enviada al extranjero.

Con este gasoducto se podría descartar la necesidad de que los petroleros naveguen por el Canal de Panamá y pudiera ser también un punto de salida nuevo a Estados Unidos para la abundancia de gas que el presidente Donald Trump declaró..

Se ha expresado inquietud ante la demora en el canal, ya que se piensa podrían costar miles de dólares diarios a operadores de gas, como lo ha manifestado el exportador de gas Sempra LNG y Midstream.

A pesar de que México aún no cuenta con un plan definido, se piensa que tiene mucho sentido para los productores de gas del oeste de Texas.

Algunos de los mayores compradores de gas natural licuado GNL de Estados Unidos son países como Corea del Sur, China y Japón.

Aumentará la demanda por combustible procedente de Asia en los próximos años, siendo así México el especial consumidor de GNL de Estados Unidos, ya ha recibido más de 40 cargamentos del terminal de Luisiana dirigido por Cheniere Energy desde su inicio el año pasado.

Algo que podría permitir a México convertirse en un exportador de gas estadounidense, incluido el de manzanillo, sería que la Costa Oeste de México se encuentra repleta de instalaciones de importación.

Cabe la posibilidad de que esos puntos de importación quedaran obsoletos de cualquier forma, aún con la introducción de más gasoductos por parte de México para llegar al gas de Estados Unidos.

Se ha promocionado el proyecto como una manera más rápida de enviar el gas estadounidense a Asia, aunque también cabe el riesgo de que un gasoducto desde Texas a la costa oeste de México pudiera ser costoso, a la vez más sería más fácil construir en México debido a que hay menor regulaciones que en Oregón.

Por: Verónica Juárez Granja