La evolución monetaria: Criptomonedas

Cuando se empezó a comercializar el exceso de productos, era un intercambio entre bienes que requeríamos, fue evolucionando hasta el papel moneda, después al dinero electrónico y actualmente nos encontramos inmersos en la nueva evolución, las criptomonedas.

 En la actualidad, existen más de 800 monedas en el ámbito digital, conocido como IoV o Internet de Valor, que permite una infinita posibilidad de transacciones sin que queden registros de las mismas.

Esta falta de registros permite a los usuarios tener el control absoluto de su dinero, así como la exposición total del mismo, como apuntan desde la compañía de protección digital Always On. Antes de entrar en el mundo del IoV, la compañía aconseja la instalación de sistemas de ciberseguridad si se van a realizar este tipo de operaciones, ya que son el objetivo de numerosos hackers.

 Asimismo, y para que el usuario comprenda este mundo de las criptomonedas, conviene que aprenda los conceptos básicos del mundo de las transacciones digitales mediante dinero virtual.

 La principal diferencia entre la moneda digital o electrónica y la criptomoneda es que la primera es emitida por los bancos y por consiguiente está regulada por la Comisión Bancaria, mientras que la criptomoneda tiene un creador privado y no es controlada por ningún organismo o gobierno, como explican desde Always On.

 El monedero o cartera digital de un usuario es aquella en la que se registra el dinero y las transacciones. Como advierten desde la compañía de seguridad, es posible ‘Hackearlo’ mediante técnicas de ‘Phishing’, robar sus credenciales, acceder al mismo y sustraer sus fondos.

 En sus comienzos las criptodivisas se adquirían y utilizaban en la conocida como ‘deep web’, la red paralela a Internet en la que se realizan la mayoría de las transacciones ilegales y que gracias a estos criptoactivos mantienen el anonimato de los usuarios. En la actualidad, sin embargo, se utilizan en la plataforma común de Internet para realizar transferencias a otros monederos o como método de pago.

 Las criptomonedas se utilizan como método de pago de rescates en ciberataques por su alto valor y la irrastreabilidad tanto de las cuentas, como de las transacciones y los usuarios.

 Su principal diferencia con una cuenta bancaria es que no se asocia a una numeración, por ejemplo, en Bitcoin, la criptomoneda más popular, cualquiera se puede generar un número de cuenta, completamente aleatorio, no se pueden predecir de antemano ni conocer a qué persona física está asociada.

 Esto nos lleva a preguntarnos, cual es el siguiente paso en la evolución monetaria y principalmente en su fiscalización, ya que es un nicho que parece desconocido aun por nuestras autoridades fiscales, sin embargo, no dudemos que, en un corto plazo, estemos hablando de la regulación que debe existir en las mismas, para garantizar la transparencia de las operaciones y evitar el lavado del dinero.

 Por: MC Horacio Escobar Rodríguez