Historia de un Micro Empresario (Parte 1)

  Comencé trabajando en tortillerías desde muy chico, aprendiendo sobre la producción de la tortilla.

En diferentes negocios por varios años conociendo formas sobre el proceso de elaboración cambiando de jefes así estuve por mucho tiempo hasta que me nació la inquietud de ser mi propio jefe obvio aprendí sobre maquinaria producto distribución y todo lo que se necesitaba para que pudiera abrir mi propio negocio.

El primer paso fue ahorrar dinero yo sabía que no sería fácil trabaje duro, ahorré, y aun así no se podía, pero no me di por vencido toque varias puertas todas se me cerraban hasta que toque la última puerta platique con un familiar sobre mi intención le hable sobre mi proyecto comencé por explicar mi idea le di conocimiento sobre lo que necesitaba;  pros y contras sabia que si quería que funcionará tendría que trabajar duro para conseguirlo.

La verdad es que yo no buscaba un socio yo quería hacerlo por mi propia cuenta basado en las experiencias de mis anteriores trabajos así que lo que yo pedía era un préstamo sin que me generará mucho problema me refiero a cuanto al interés ya que en los bancos era una taza alta así que mi tío (familiar) accedió poniéndome como únicos requisitos pagos fijos mensuales y que usará el dinero para lo antes mencionado.

Como ya tenía como digo yo, luz verde en cuanto al capital, mi segundo paso era poner el proyecto en marcha lo primero que tenía que hacer eran presupuestos sobre maquinaria a lo que sabía y por conveniencia.

Después de checar todo sobre la maquinaria venía lo más difícil encontrar un lugar donde pudiera funcionar vi varias opciones, pero ninguno me convencía dada la experiencia que tenía anteriormente hasta que por fin encontré el lugar adecuado tenía buen espacio sobre todo con la posibilidad de poder hacerlo crecer.

Una vez viendo lo del local venía lo más fácil pero no menos importante lo de la instalación de gas lo eléctrico y sobre todo que materia prima, me convenía más algo que me saliera económico para poder sobrevivir ya que apenas empezaría y pues bueno así empezó todo en mis ratos libres checaba cosa por cosa, cada detalle pedía consejos a mis jefes y así un día por fin abrí mi propio negocio. Y lo que sigue es otra historia porque arriba escribí y suena fácil pero cuantos tropiezos salen cuando no se toman las mejores decisiones.

Por:  E-Niño