Historia de un Micro Empresario (Parte 3)

 Se denomina cartera o portafolio de clientes al conjunto de clientes que los vendedores de una empresa tienen dentro de un área de venta y con los que interesa mantener un contacto. Los clientes pueden ser activos (ya se les ha vendido algo) o potenciales (pueden estar interesados en comprar. También se les conoce en la jerga comercial como “leads” o “prospectos”). La clientela se entiende que forma parte de los bienes inmateriales de la empresa, que se conocen como “fondo de comercio”. Los jefes de venta de la empresa son los encargados de estructurar la cartera de clientes, clasificándolos según el consumo anual de productos pero también de otros factores, como su capacidad para atraer a otros clientes. Se encargan de planificar las visitas de los vendedores a los clientes en función de su potencial como compradores.

Las tarjetas de fidelización son una buena herramienta para conocer bien la cartera de clientes y ofrecerles productos adaptados a sus necesidades o hábitos de consumo.

Empecé por formar mi propia cartera de clientes algunos solicitaban menos tortilla otros más, pero todos eran importantes para seguir creciendo, mi cartera de clientes la forme con base a cada necesidad del mismo, por ejemplo, los que compraban toda la semana y los que compraban poco pero como digo no menos importantes.

La cartera de clientes estaba formada por nombres. direcciones, números telefónicos bueno así yo la hice eso me facilitaba la ubicación de mis clientes busqué comedores en empresas, taquerías más grandes con tal de que el negocio creciera y pues lo conseguí sin importar las horas invertidas; total yo era mi propio jefe.

Pero ahí no paro la cosa, entre más tenía clientes más conseguía, recuerdo una vez que me tocó entrevista en la empresa de purina ese fue mi cliente más difícil de convencer pedía una certificación de salubridad; bueno de eso les cuento después volviendo al tema fue difícil de principio no todos querían  me decía que no, pero seguí insistiendo lo que me servía de ayuda era que ya tenía otras empresas como Vic, Danone y Price Shoes.

Bueno y de tanto insistir por fin acepto así se convirtió en mi cliente más fuerte y así llegaron clientes nuevos poco a poco fui haciendo una cartera de clientes y es así como el negocio próspero dándome la oportunidad de emplear a más personas.

Se vinieron días laborales pesados trabajando desde temprano hasta muy tarde yo sabía que tal vez los empleados no aguantarían, aun así yo seguía echándole ganas para poder cumplir los compromisos que ya tenía, uno a uno se iban cumpliendo la producción era mucha pero como dicen no nos rajábamos. Los proveedores que yo tenía de insumos estaban muy contentos, me convertí en uno de sus mejores clientes ya que era el único que consumía más producto y así salían mis repartidores uno tras otro con cajas y cajas de tortilla ya que yo manejaba distintos tamaños y formas desde la más peque hasta una cuadrada de corazón o la silueta de la cara de Mickey Mouse.

Poco a poco fui haciendo crecer el negocio, pero esa es otra historia que ya será la última donde explico que paso y en que punto me perdí.

Por E-Niño