Estímulo fiscal artículo 186 ISR

En el artículo 186 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) vigente se establece un estímulo fiscal a los patrones (pueden ser personas físicas o morales) que contraten a personas que padezcan discapacidad y adultos mayores.

En el primer supuesto (discapacidad) de que el patrón contrate a personas que padezcan discapacidad motriz y que estos trabajadores requieran usar permanentemente prótesis, muletas o sillas de ruedas; discapacidad mental, auditiva o de lenguaje, en un ochenta por ciento o más de la capacidad normal, el patrón podrá deducir de sus ingresos, un monto equivalente al 100% del impuesto sobre la renta de estos trabajadores retenido y enterado por sueldos.

Para que proceda este estimulo el patrón debe cumplir con la obligación de afiliarlos al IMSS y además obtener del mismo Instituto el certificado de discapacidad del trabajador;  a manera de ejemplo se muestran los siguientes datos:

Lo que significa que el patrón deberá retener y enterar al SAT las retenciones (1,454.08 + 2,308.48 = 3,762.56) y podrá deducir además de los sueldos el importe de las retenciones es decir la cantidad de 3,762.56.

En el segundo supuesto (adultos mayores) establece que se otorgará un estímulo fiscal a quien contrate adultos mayores, consistentes en el equivalente al 25% del salario efectivamente pagado a las personas de 65 años y más. Para estos efectos, se deberá considerar la totalidad del salario que sirva de base para calcular, en el ejercicio que corresponda, las retenciones del ISR del trabajador de que se trate de acuerdo al artículo 96 de la LISR, para una mejor comprensión mostramos los siguientes datos:

En este supuesto el patrón podrá deducir además de los sueldos (12,000 + 16,000 = 28,000) el 25% adicional de los mismos, es decir 3,000 + 4,000 = 7,000; lo cual resulta interesante para los patrones que opten por aplicar el estímulo mencionado.

En esta fracción no se menciona que el patrón deberá registrarlos ante el IMSS, sin embargo desde mi perspectiva, también el patrón tiene que inscribirlos al IMSS y cumplir con todas las obligaciones inherentes a estos trabajadores.

Por L.C.P. Gonzalo Martínez Pérez*