El TLCAN en tiempos actuales

   Desde el pasado mes de enero de este año uno de los temas que se han mostrado más relevantes en nuestro país es el problema que representa el TLCAN firmado en el año de 1992, sin dejar de lado que el dólar alcanzo una de las cotizaciones más elevadas  en nuestra economía ,  en el cual el presidente de nuestro vecino del norte Donald Trump está generando un discurso beligerante ante nuestro país al indicar que México es su mayor exportador y que la balanza de pagos es deficitaria con nosotros, lo cual no es cierto, ya que sus mayores importadores son China y Canadá.

Aparte de la renegociación del TLCAN está latente la amenaza de la construcción del muro fronterizo entre nuestro vecino y México, para lo cual según Trump nosotros tendríamos que pagar el citado muro, también amenaza con imponer aranceles a los productos mexicanos, aquí es donde no comprendo, si al imponer aranceles los propios ciudadanos estadounidenses van a pagar más por los productos importados, por lo que su consumo interno puede disminuir.

Sin embargo lo expresado por Trump es a través de medios informales como son los tuits, violentando el derecho internacional y el comercio entre dos naciones con fuertes lazos comerciales durante varios años, México tiene la posibilidad de activar los mecanismos de denuncia ante la OMC, aunque es un procedimiento largo en su desarrollo, baste recordar el conflicto del atún o del autotransporte.

Estamos frente a una nueva posibilidad de renegociar el TLCAN, actualizando las reglas del comercio internacional , ya que dicho Tratado fue concebido a principios de los años 90´s en los cuales no existían productos y/o servicios que en la actualidad estamos comerciando entre los tres países miembros ( Canadá, USA y México).

Actualmente este discurso ha ido suavizándose poco a poco, ya que salió a la luz el caso con el presidente Vladimir Putin y no es fácil cumplir con lo prometido en campaña y ejercer un cargo con tantos jugadores que no están de acuerdo con sus acciones.

Por lo que juntos debemos promocionar el consumo de los productos hechos en México, solicitar que las mercancías con este sello distintivo sean de mayor calidad y apoyarnos como mexicanos, para voltear a otros mercados y ofrecer dichos productos.

Un posible mercado atractivo para nuestro país podría ser China, ya que por su densidad de población y su creciente economía sería un cliente potencial, también se encuentra la región de Sudamérica.

Por L.C.P. Gonzalo Martínez Pérez*