CFDi 3.3: El SAT busca erradicar la venta ilegal de facturas

En la nueva versión de la Factura Electrónica, el SAT busca darle una solución a la gran problemática del país.

Se han detectado empresas fantasmas o que aparentan operaciones, lo que ante el sector formal se ha convertido en una gran problemática en el país, provocando también un mayor esfuerzo para eliminarlas.

Para el logro de este objetivo, el SAT cuenta con una lista de Empresas que las proveedoras autorizadas de certificación deben verificar en cada realización de factura electrónica.

En la lista llamada “Lista Negra del SAT”, se han localizado 40,000 casos de empresas que facturan operaciones falsas y empresas que también deducen operaciones simuladas, así como el tiempo promedio en que al SAT le sea posible detectar que la autoridad corrobore las declaraciones provisionales del IVA e ISR.

Así mismo también se informa que la nueva versión de la factura electrónica 3.3, misma que entrará en vigor obligatoriamente el próximo 1 de enero, es irrevocable, y que la posibilidad ante la alteración de los archivos XML, al SAT le será posible identificarlos de manera inmediata.

Todo lo que contiene la nueva Factura Electrónica, se hizo con la finalidad de evitar y reforzar al mismo tiempo que dichas empresas fantasma se sigan incrementando y actúen en la mima forma en la que lo han venido haciendo recientemente.

Esta nueva versión de la Factura, también le permite al SAT, como uno de los principales beneficios que traerá consigo, realizar análisis y recabar información más completa generando modelos de riesgo para detectar más oportunamente transacciones simuladas.

Por ello el SAT apunta una información mayormente estructurada y definida, para así mismo ayudar a emitir la factura de una manera mucho más sencilla, y con mayores posibilidades de sacarle provecho, también podría ayudar a los contribuyentes a disminuir, dependiendo el caso, sus obligaciones.

Afirman que a pesar de que las empresas simuladoras no son algo que haya ocurrido actualmente, algo que ha sido bastante notorio es que, tras la reforma fiscal, la autoridad cuenta ya con más herramientas para luchar contra esta situación. Hasta el hecho y posibilidad de suspender el sello digital y prohibir que la empresa siga emitiendo facturas.

En cifras que las autoridades han dado, hasta la fecha poco más del 40% de los contribuyentes han migrado a la versión 3.3 de la factura.

Por cada comprobante fiscal, se penalizará con multas de $12,000.00 para quien no cumpla con la emisión de la misma.

Es posible la henificación de una operación simulada en el lugar en donde se esté emitiendo la factura electrónica y haya un flujo en efectivo de la transacción, pero no teniendo así, una materialidad de los hechos.

Como gran escudo se considera que: la nueva factura electrónica será inviolable, se cuenta también con la lista 69 B o lista negra, en donde son 40,000 los casos detectados, multas de $12,000.00 para quien no migre a la nueva factura, ya se cuenta con un porcentaje de 40% de contribuyentes que han migrado, el 1 de enero del 2018 ya entra en vigor la nueva factura en el país.

Por: Verónica Juárez Granja