El futuro Consejo Fiscal Mexicano

  Es el proyecto de iniciativa de un grupo de senadores y diputados de diversos partidos políticos y de sus comisiones especiales con el Servicio de Administración Tributaria y la Secretaria de Hacienda y Crédito Público para establecer una institución gubernamental obligatoria, con el objetivo de aconsejar y mejorar la toma de decisiones en la política fiscal de nuestro país, buscando una mejor comunicación con el gobierno y la propia SHCP, es obligatorio en nuestros tiempos de cambio en un momento en que la corrupción ha mermado en nuestra sociedad, donde hasta el presidente Enrique Peña Nieto ha declarado que culturalmente el pueblo mexicano es corrupto, pero habría que contestarle al titular del ejecutivo que tenemos el gobierno que merecemos.

El consejo fiscal mexicano tiene una naturaleza sui géneris  puesto que es una idea e iniciativa de la COPARMEX (Confederación Patronal de la Republica Mexicana) derivada de una opinión del Fondo Monetario Internacional que solicita un techo fijo de déficit para un endeudamiento como país, que ha sido materializada por la Comisión Bicameral en Materia de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y de los Municipios y de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública donde se están analizando los consejos fiscales en el mundo, su independencia al gobierno y sus beneficios en nuestra política fiscal así como en el manejo de los presupuestos y la rendición de informes y cuentas por la falta de credibilidad, para evitar mayor endeudamiento  con los organismos internacionales de crédito, así mismo se busca tener un mayor control de finanzas, crédito, fideicomisos y subsidios que hoy día son áreas de oportunidad del gobierno.

Es recomendable y oportuno establecer un CONSEJO FISCAL MEXICANO que sea generador de disciplina fiscal, autónomo e independiente a instituciones como la Contaduría Mayor de Hacienda a pesar de los obstáculos de un marco jurídico para una ingeniería fiscal, es una tendencia futurista la creación de esta institución de la mano con el Congreso de la Unión para determinar atribuciones y responsabilidades así como alcance de sus recomendaciones para un fortalecimiento de las instituciones ya existentes en nuestro país y de sus servidores públicos.

En el mundo tenemos ejemplos de instituciones similares en los Países Bajos desde hace más de 50 años y en el Reino unido desde hace siete años y ahora robustecida dicha institución por el llamado BREXIT y la salida de la Unión Europea.

A través de indicadores de riesgos, evaluaciones, vigilancia permanente, independencia y denuncia así como participación de diversos sectores de la población y gobierno este consejo será una realidad, es decir al formarse de forma plural, aunque no sea un órgano sancionador si será un parte aguas en la cuenta pública y su rendición de cuentas, no obstante exista ya la Ley de Responsabilidad Hacendaria y organizaciones de asesoría como Belisario Domínguez y el Instituto de Finanzas Publicas resultan hoy insuficientes como iniciativas en la toma de decisiones en materia de política fiscal en México.

Lo cierto es que ninguna institución que fortalezca la transparencia y rendición de cuentas en esta o la anticorrupción deberá echarse en saco roto porque puede y debe estar  a la altura de las necesidades de la política fiscal de nuestra nación.

Por: Lic. Esp. Fernando Arias Tapia.