Denominación de Origen

El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) creado en el año de 1993 es el organismo encargado de la protección de los derechos de propiedad industrial en México, de entre las cuales la denominación de origen es el mecanismo para resguardar la creatividad para la elaboración de productos con base en métodos tradicionales como son las costumbres en las diversas zonas geográficas las cuales contienen elementos de historia y cultura.

En estos momentos nuestro país cuenta con catorce denominaciones de origen las cuales están protegidas por la Ley de la Propiedad Industrial y son las siguientes:

El Tequila , Talavera,  el Mezcal, Ámbar de Chiapas, Café Veracruz, Sotol, Café Chiapas, Vainilla de Papantla, Arroz del Estado de Morelos, Chile Habanero de la Península de Yucatán, Mango Ataúlfo del Soconusco Chiapas, Charanda, las piezas de madera de Olinalá y Bacanora.

Cada una de esas denominaciones de origen es de suma importancia en el desarrollo productivo de cada una de las regiones y es una muestra significativa de la riqueza natural, cultural  y social de nuestro   país, con ellas aumentamos la elaboración de productos hechos en México con calidad mundial para la creación de empleos y fomentar el consumo de dichos productos.

La denominación de origen es un signo distintivo con el cual se reconoce un producto característico de una región y su calidad se debe al medio geográfico, es decir, a los factores naturales como el clima, el suelo, los minerales, agua, y al cuidado de las personas que conoce las formas de siembra, cosecha, resguardo y procesamiento.

En la mayoría de las veces el nombre del producto coincide con el de la región donde se elabora cada uno de ellos por lo que cuando un producto cuenta con el distintivo de la denominación de origen su calidad está certificada y puede venderse mejor que otros productos similares.

Toda persona física o moral podrá solicitar la autorización para usar una denominación de origen al IMPI, siempre y cuando se dedique de forma directa a la extracción, producción o elaboración de los productos, debiendo cubrir requisitos sumamente estrictos así como las NOM´s para cada producto, en caso de que el productos no atienda las disposiciones mencionadas, los factores naturales y humanos, se le revocara la autorización para ocupar la denominación de origen en sus productos.

La autorización para usar la denominación de origen dura diez años contados a partir de la fecha de la presentación de la solicitud  y puede renovarse por periodos iguales; el usuario de la denominación de origen se obliga a utilizarla como aparece en la declaratoria de lo contrario le será cancelada.

Por L.C.P. Gonzalo Martínez Pérez*