Creatividad y otras alternativas

En la actualidad la economía mexicana está pasando por una etapa difícil en materia financiera, el precio del barril de petróleo no se ha recuperado a los niveles anteriores que se tenían los cuales eran  mayores a los 100 USD por barril, el tema de la renegociación del TLCAN está siendo complicado ya que nuestro principal vecino del norte se encuentra deseoso de cancelar el tratado.

Por su parte la inflación a estas fechas de septiembre 2017, ha sido la más elevada desde el año 2010, el siguiente año será de elección presidencial por lo que los recursos que haga circular el gobierno federal serán menores.

Es sabido que en México las pymes representan un 98% de las empresas que conforman a la economía nacional y son las que generan la mayoría de los empleos, también son las pymes las que requieren de financiamiento para continuar con sus objetivos de transformación de sus materias primas y estar en posibilidades de venderlas  para pagar los sueldos, impuestos, insumos, rentas, luz y otros  necesarios para la subsistencia de la misma compañía.

Existen  varias opciones como fuentes de financiamiento para las pymes entre las más comunes encontramos: préstamos bancarios, aportación de capital por parte de socios, factoraje financiero, arrendamiento financiero, emisión de deuda, crowdfunding entre otras más.

Sin embargo en tiempos difíciles como los actuales es momento propicio para comenzar a ser más creativos y buscar otras alternativas para no caer en un bache económico del cual sea complicado salir avante.

Por ejemplo para el caso de empresas que tengan liquidez es conveniente comprar inventarios que se vayan a ocupar en la temporada de fin de año (octubre a diciembre) ya que seguramente en esas fechas los productos incrementaran sus costos y obtener algún tipo de descuento adicional.

Para empresas que importen algunos de sus insumos que ocupen en su producción es necesario comenzar a abastecerse de dichos productos, o en su caso buscar mercancías nacionales para sustituir esas importaciones, ya que el tipo de cambio será volátil a finales del año.

Existe la posibilidad de exportar los productos de la empresa a otros países, no necesariamente a Estados Unidos, podemos voltear hacia el sur del continente americano incluso a Europa o Asia, recordemos que los productos mexicanos tienen buena aceptación a nivel mundial.

Es importante verificar el desempeño y rendimiento de nuestros trabajadores para evitar el pago en exceso de horas extra, ya que estos son gastos que podemos reducir, así como optimizar el consumo en la energía eléctrica, el consumo de agua y muchos gastos más.

Comenzar a realizar una campaña de  marketing digital para promocionar los productos o servicios que la compañía ofrece, otorgar promociones o descuentos en la medida de lo posible, atender y dar servicio para que los clientes continúen adquiriendo los bienes o servicios que se ofertan.

También es tiempo para revisar los resultados contables y fiscales de la empresa, es decir conocer cómo vamos a cerrar el ejercicio fiscal, esto con la finalidad de evaluar utilidades, coeficiente de utilidad con el que se tendrá que pagar el ISR para el siguiente año, pérdidas fiscales pendientes por utilizar y otros temas contables, legales y fiscales.

Por último mencionar que ya está en curso la semana nacional del emprendedor, en la cual los asistentes podrán conocer los apoyos y servicios que se ofrecerán para los emprendedores los cuales buscan  comenzar con su empresa y para los empresarios que necesiten hacer que su compañía se consolide.

Sin duda alguna se necesita buscar alianzas entre las pymes y/o los emprendedores ya que solos no podremos hacerle frente a las grandes empresas ya sean nacionales o transnacionales.

Por L.C.P. Gonzalo Martínez Pérez*