Cambiando el espacio con impresoras gigantes

Buscando reducir de manera excepcional el costo de los lanzamientos que abarcan desde 100 millones de dólares a sólo 10 millones, la Startup Relativity Space trabaja en la impresión de cohetes en 3D para alcanzar dicho objetivo.

En los dos últimos años, los Ingenieros aeroespaciales de 20 años Tim Ellis y Jordan Noone en una pequeña fábrica cerca del aeropuerto de Los Ángeles, han estado trabajando en la construcción de un cohete usando impresoras 3D.

Su empresa busca desaparecer de la construcción de los mismos la mano de obra humana, lo que hace posible la reducción de costos y la rapidez de producción.

Relativity señala que en 4 años al lanzar su proyecto, el costo de los lanzamientos de cohetes será tan sólo de 10 millones de dólares, afirmando ir en la dirección correcta “La Impresión 3D y la automatización de los cohetes son inevitables”.

A pesar de que algunas compañías tienen motores de cohetes completamente en 3D y algunas otras partes para hacerlos mas duraderos, la impresión 3D tiende a ser más lenta y cara que la soldadura, por lo que la empresa considero ésta como mejor opción “construir sus propias impresoras”.

Con este sistema, se afirma que la construcción de un cohete se llevará a cabo en tan sólo 1 mes, en comparación con el sistema anterior aún con los procesos de fabricación más eficientes en la actualidad que se llevan varios meses y con cientos de personas trabajando para ello.

Lo que comienza como un sueño de ambos hacia su compañía durante llamadas telefónicas nocturnas, fue el inicio de reunir hojas de cálculo para descubrir el porqué los cohetes eran tan caros, llegando a la conclusión de que del 80 al 90% del costo, tan sólo es de la mano de obra.

La Empresa Relativity cuenta con tan sólo 14 empleados y 10 millones de dólares que pertenecen al propietario Dallas Mavericks, Mark Cuban. La firma de capital de riesgo social, capital y la aceleradora Combinator.

Esta no será la primera startup de cohetes baratos dentro del mercado, pero Ellis afirma que la ventaja de su empresa frente otras es que ha repensado principalmente toda la fabricación y que funcionan no sólo para el espacio sino incluso también para otras aplicaciones, y un lugar en Marte en el futuro cercano.

La compañía planea refinar sus impresoras hasta ser lo suficientemente duraderas y adaptables para ayudar a crear los edificios de una posible y temporal colonia espacial. La misión principal, es imprimir el primer cohete en Marte.

Por: Verónica Juárez Granja