Beneficios fiscales de Sociedades Cooperativas de producción

Una vez revisados los requisitos legales para la constitución  y funcionamiento de las sociedades cooperativas,  revisaremos algunos beneficios fiscales los cuales están en la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) y en un Decreto los cuales les son aplicables solamente a las sociedades cooperativas de producción.

El artículo 194 de la LISR establece que las sociedades cooperativas de producción que únicamente se encuentren constituidas por socios personas físicas, para calcular el ISR que les correspondan, en lugar de aplicar lo dispuesto en el Título II (de las personas morales), podrán aplicar lo dispuesto en la sección I del Capítulo II del Título IV de la Ley (de las personas físicas con actividades empresariales y profesionales) considerando cuatro puntos importantes:

Primer punto, las sociedades cooperativas calcularan el ISR del ejercicio de cada uno de sus socios y determinaran la utilidad gravable según lo establecido en el artículo 109 de la LISR, también podrán diferir la totalidad del ISR hasta que distribuyan a sus socios la utilidad gravable, asimismo cuando determinen utilidad y no la distribuyan en los dos ejercicios siguientes a partir de la fecha en que se determinó.

Segundo punto, las sociedades cooperativas de producción llevarán una cuenta de utilidad gravable la cual se ira adicionando con la utilidad gravable de cada ejercicio y se disminuirá con las utilidades gravables pagadas, la cual se obtendrá por la totalidad de los socios que integran dicha sociedad, es decir, a sus ingresos acumulables se le disminuirán las deducciones autorizadas del ejercicio de que se trate menos la PTU y en su caso las pérdidas fiscales determinadas.

Tercer punto, por los ingresos que obtenga la sociedad cooperativa no se realizarán pagos provisionales del ISR.

Cuarto punto, los rendimientos y anticipos que otorguen las sociedades cooperativas a sus socios serán considerados como ingresos asimilados  a los ingresos por la prestación de un servicio personal subordinado aplicando las retenciones de ISR establecidas en el artículo 96.

Hasta aquí lo establecido en la LISR, existe un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación de fecha 26 de marzo del año 2015 el cual otorga un beneficio adicional el cual consiste en lo siguiente :

Permitir a las sociedades cooperativas de producción ampliar el plazo de diferimiento del impuesto sobre la renta correspondiente a cada uno de sus socios de dos a cinco años, en los casos en que determine utilidad gravable en el ejercicio que corresponda y no la distribuya a sus socios.

Sin embargo existen algunas condicionantes como son que siempre que inviertan un monto equivalente al total del impuesto diferido en inversiones productivas, que el otorgamiento total de préstamos que dichas sociedades realicen a sus partes relacionadas, en su caso, no exceda del equivalente al 3% del total de los ingresos anuales de la sociedad, ello con el fin de evitar que se afecten operaciones reales de las sociedades cooperativas de producción.

Lo anterior implica que cuando los préstamos rebasen dicho límite del 3% se considerará que se distribuyen utilidades a los socios y se deberá realizar el pago del impuesto diferido, esta parte tiene su razón de ser, ya que estaríamos frente a dividendos fictos.

Es importante mencionar que los socios cooperativistas son sujetos de aseguramiento en el régimen obligatorio del seguro social, pero no son sujetos de afiliación ante el Infonavit ya que son socios cooperativistas y no trabajadores.

A mi punto de vista tampoco se pagara el Impuesto sobre nóminas ya que no se están pagando remuneraciones al trabajo personal subordinado.

En resumen para poder acceder a los beneficios expuestos es obligatorio socios personas físicas ya que si la cooperativa tiene un socio persona moral no le aplicaría lo mencionado en el presente artículo, se difiere el pago del ISR hasta por cinco años (dos de LISR y tres por Decreto), la sociedad cooperativa no realiza pagos provisionales, los rendimientos y anticipos que la sociedad otorgue a sus socios serán considerados como ingresos asimilados a sueldos y salarios y se les podrá otorgar también previsión social.

Por L.C.P. Gonzalo Martínez Pérez*